América Latina / Cibercrimen

Consejos para proteger a los menores en Internet

22 enero 2018

Las nuevas tecnologías han ido ganando un peso cada vez más importante en la vida cotidiana de las personas y, gracias a internet, cualquier información es accesible desde cualquier lugar en cualquier momento.

Un porcentaje sustancial de las agresiones a los menores se producen y se difunden mediante las nuevas tecnologías. Por eso, los derechos y la protección de la infancia frente a las agresiones y las violaciones de cualquier tipo en la red son una necesidad de las políticas actuales de los Estados.

Como consecuencia, no se trata sólo de que los menores puedan acceder a determinados contenidos que les perjudican, sino de destacar la existencia de material pornográfico en el que intervienen menores que de esta manera son víctimas de algún tipo de agresión sexual o se encuentran en peligro de serlo.

El cibercrimen es uno de los ejes transversales de actuación de EL PAcCTO. Dentro de las diversas modalidades delictivas, con sus correspondientes técnicas investigativas, destaca la producción y difusión de contenidos de abuso sexual a menores, formando extensas redes criminales. Esto, además, afecta a la cadena penal en su conjunto, con herramientas técnicas y procesales especializadas. Cabe destacar también el carácter eminentemente internacional de estos delitos, lo que obliga a una actuación coordinada, con procedimientos y normativas ágiles, armonizadas y mutuamente reconocidas. Esto se refleja en la demanda al respecto que han hecho los países latinoamericanos que integran EL PAcCTO. De hecho, en octubre de 2017 se organizó un Seminario sobre cibercrimen en Quito, Ecuador, enfocado en los abusos a la infancia con una gran aceptación entre los expertos y países participantes.

Desde EL PAcCTO queremos ser divulgativos y prácticos en cuestiones de este tipo, para servir de apoyo a los ciudadanos. Por eso, a continuación, recogemos algunos consejos que la Unidad de Delitos Telemáticos de la UCO en España ha elaborado para proteger a los menores de los peligros de Internet:

1- Vigila el contenido que visitan los menores por internet, se recomienda ubicar el ordenador en un sitio visible de la casa y utilizar software de control parental.
2- No des datos personales por la red, sobre todo a desconocid@s, no se sabe quién está al otro lado.
3- Si alguien te molesta o te acosa, cuéntalo y pide ayuda.
4- No te cites a solas con alguien que has conocido por Internet (para adolescentes)
5- Denuncia el contenido inapropiado (insultos, amenazas etc..) o ilícito (pornografía infantil…) que descubres por Internet.
6- Mantén tu antivirus actualizado y no aceptes emails de desconocidos ni descargues archivos de los que no estás segur@ de su procedencia
7- No cuelgues fotos por la red que puedan ser usadas para fines distintos a tus intenciones, sobre todo si alguien te solicita que te las hagas.
8- Si alguien te soborna por mostrar una foto tuya que no quieras que se haga pública, denúncialo.
9- La tenencia y distribución de pornografía infantil es un delito. Si tienen conocimiento de algún hecho así, denúncialo.
10- Demasiados detalles personales, como la dirección de tu casa, número de teléfono, detalles diarios y hábitos, les da a los acosadores mucha información que pueden usar contra ti.
11- Colabora con las autoridades policiales en la difusión de medidas de protección, es importante conocer y dar a conocer los buenos hábitos en el uso de las redes sociales y de Internet.
12- No hagas en las redes sociales o en Internet, lo que no harías en tu vida real: no des datos personales y no aceptes amistades que no conoces.
13- Ten cuidado con el SPAM que recibes. El 70% de todos los correos electrónicos que se reciben a nivel mundial en un día son SPAM.
14- Tenemos que vigilar nuestras contraseñas, no revelárselas a nadie y cambiarlas a menudo para evitar que nos roben nuestras cuentas, nos suplanten la identidad y violen nuestra privacidad.

FUENTE: Unidad de Delitos Telemáticos de UCO

Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.