América Latina / Lavado de Activos

Capacitación y cooperación contra el lavado de activos

19 febrero 2019
Lavado de activos

Hubo un momento en que la mayor parte de los ingresos procedentes de actividades ilícitas se consumían en el futuro inmediato o en el corto plazo. Sin embargo, con el desarrollo de redes criminales que generaron enormes ganancias, apareció la necesidad de perdurar, reproducir y organizar estos bienes procedentes del delito para mostrar una aparente respetabilidad y cooperar contra el lavado de activos.

Como en muchos campos, los precursores de todo ello nacieron en los Estados Unidos de América. El dinero sucio se lava. El dinero negro se blanquea. Dos conceptos que hacen referencia a la red de lavanderías donde se legalizaba el dinero proveniente del crimen organizado de Chicago o de Nueva York.

La delincuencia organizada desarrolló en ese país una arquitectura de encubrimiento que aún hoy perdura, pero con una mayor complejidad, que, como tal, necesita una respuesta adecuada.

En la actualidad existe una constancia de que este tipo de delincuencia no entiende de fronteras. Al contrario, para ellos, las fronteras son una protección para los malhechores y un obstáculo para los investigadores. En consecuencia, es por eso que, para este combate contra la corrupción y el lavado de activos, se necesita tener medios para intentar eliminar estas fronteras, mediante, por ejemplo, una cooperación que se organiza bajo organismos supranacionales y redes de inteligencia financiera que aparecen como la única respuesta a la lucha contra el lavado de activos provenientes del crimen organizado y el financiamiento del terrorismo.

Pero para mejorar las herramientas para luchar contra esta plaga, los actores deben estar convencidos del peligro que representan esos flujos de capitales sucios, que a veces son facilitados por instituciones financieras.

Lucha a nivel internacional

Esta lucha se ha convertido en una prioridad internacional desde el momento en que el narcotráfico organizado a escala mundial generó sumas tan importantes de dinero que la delincuencia organizada estaba en situación de poder desestabilizar ciudades, provincias o incluso países. Por eso, solo una organización supranacional podía tener una fuerza impulsora para organizar esta lucha.

Por ejemplo, dentro de la Organización de las Naciones Unidas nació el Grupo de Acción Financiera que estableció estándares para organizar la arquitectura legislativa de la lucha contra el lavado de ganancias del crimen organizado. Estas normas que se encuentran en la mayoría de los países, se basan en la obligación de los agentes económicos de declarar ante un servicio de inteligencia financiera que analiza la información y transmite a la fiscalía que puede abrir, o no, una investigación con servicios especializados. Para superar este reto era necesario que dentro de la misma institución se desarrollara una cooperación entre servicios investigadores, y después una cooperación interinstitucional al interior de un país. Ya que, en pocas palabras, mientras el enemigo avanza, todavía estamos contando el material.

Experiencia europea y cooperación en lavado de activos

Con la experiencia europea que EL PAcCTO pretende compartir a lo largo del proyecto, llegamos a la conclusión de que, para lograr llegar a la meta final, magistrados, policías y jueces deben tener un nivel de capacitación, de formación técnica y de voluntad, poco comunes. Luchar contra el poder de las redes de blanqueo puede aparecer desequilibrado, ya que entre ellos están los abogados, peritos y organizaciones con mejores medios.

Nada se hará sin capacitación y sin cooperación, y sólo organizaciones supranacionales pueden impulsar la constitución de redes de comunicación o de inteligencia financiera. Esta lucha es mundial, pero todos los países no están en el mismo estado de desarrollo policial, administrativo y judicial.  Por ello, el apoyo de la Unión Europea es fundamental.

La tarea parece inmensa, pero la experiencia que posee Europa en términos de cooperación puede ser un apoyo eficiente e influir sobre la creación de proyectos dedicados a la lucha contra el lavado de activos y de dinero provenientes del crimen organizado.

Al nivel de Latinoamérica, todos los países disponen de una Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), instancia especializada y destinada a la lucha contra el lavado. En la mayoría de los casos este organismo es dependiente del Ministerio de Hacienda o Economía. Esta vinculación parece normal, pues es la institución que controla los flujos financieros. La independencia de las UIFs aparece como fundamental para su eficiencia. El PAcCTO pretende plantear diversos desafíos y por los intercambios realizados, en grupos de trabajo y la ponencia de casos prácticos, también identificar las dificultades y debilidades propias de América Latina, identificar posibles dificultades de coordinación entre los actores de la lucha contra el lavado de activos, presentar un modelo de “task force”, determinar las condiciones y posibilidades de creación de una red informática entra las UIFs de GAFILAT, mantener un diálogo con los países y las instituciones participantes para ir definiendo el contenido de futuras actividades en la materia, en función de las prioridades identificadas, y concluir con propuestas para el futuro.

 Jean Dos Santos, Comandante Honorario de la Policía Francesa, Ex Jefe de la Brigada de Investigación Financiera y experto de EL PAcCTO.

Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.