América Latina / Cooperación Policial

Beneficios del intercambio de información policial entre países

26 julio 2019
Intercambio de información

La coordinación entre las mismas instituciones de seguridad de un país debe iniciarse a nivel de todas las unidades de investigación de un mismo ministerio para asegurar el intercambio de información. Para aquellos casos en que la parte de inteligencia, investigación o policía judicial recaiga en otros entes o ministerios, será necesario el desarrollo de protocolos eficientes y claros de trabajo interinstitucionales, así como de repartición de tareas. Los mecanismos de control y seguimiento de la implementación de los protocolos son esenciales para dirimir posibles dudas que puedan surgir.

La coordinación de la inteligencia y la lucha contra el crimen organizado puede pasar por:

• La creación en el seno de un ministerio de una unidad nacional de coordinación destinada a favorecer el intercambio de información, a poner en marcha una proyección rápida de los análisis, evaluar mejor el estado de la amenaza y definir las orientaciones y prioridades estratégicas, respetando al mismo tiempo la coherencia de las organizaciones operativas existentes, incluso a nivel territorial, que se reforzará.

• Una mejor coordinación requerirá una racionalización de las estructuras. Se puede establecer una organización presupuestaria y de gestión de los recursos humanos adaptada para acompañar el aumento de la inteligencia interna y permitirle disponer de las competencias que necesita, pero también reforzar las capacidades de acción de la inteligencia territorial.

Los grupos criminales intentan siempre jugar con el territorio nacional y/o internacional, como manera de debilitar la actuación policial, esperando que, cambiando de jurisdicción, puedan así reducir la acción policial para que sea más difícil intercambiar información, actuar en las fronteras, reclutar gente de distintas nacionalidades, etc., esperando al final que no haya coordinación e intercambio de información entre los distintos actores de seguridad de un país.

Yuxtaposición entre las aproximaciones top-down y bottom-up

 

Para el diseño de políticas públicas y nuevas formas de trabajo podemos elegir entre una aproximación de arriba-abajo (top-down), otra de abajo-arriba (bottom-up), o una mezcla entre ambas. En el caso de estructuras más horizontales, el impulso para mejorar la coordinación interinstitucional tiene que venir de las jerarquías tanto institucionales como política, pero una cierta resistencia, vista como una fuerza de inercia del personal de terreno, puede tener como consecuencia que “una voluntad político-institucional” afirmada y bien definida no alcance sus objetivos como consecuencia a esa resistencia al cambio.

Es por eso que la combinación con la aproximación bottom-up puede ser la clave en la implementación de ciertos cambios estructurales y de trabajo. Hacer partícipes del desarrollo de nuevas técnicas innovadoras de investigación a las personas altamente cualificadas que realizan estas labores investigativas, puede contribuir muy positivamente a lograr mayores cuotas de aceptación y utilización de nuevas técnicas tanto en coordinación como en trabajo cotidiano.

En el caso de la coordinación, dada la importancia de la confianza entre las instituciones, es imprescindible que, en el conjunto de la cadena penal, se tome conciencia de los beneficios inmediatos que conlleva coordinarse, así como de los logros y resultados que se pueden obtener si dos o más países consiguen desarrollar mecanismos estables e institucionales de coordinación.

Componente de Cooperación Policial de EL PAcCTO

Las opiniones y comentarios vertidos en este blog son sólo responsabilidad de su autor.